"Babysitter" Joyce Carol Oates

«Ahora que sus padres han fallecido, Hannah se ha convertido en su propia crítica, la más exigente.
Con los ojos penetrantes de ellos, siempre con una sutil decepción, así se ve a sí misma. En el espejo está la muchacha temblorosa, preadolescente.
Los principios de sus padres la guían. Elegancia, simplicidad, buen gusto; nunca corras el riesgo de tener una apariencia «común».
En esa faceta de su vida, Hannah ha sido una intérprete impecable. Solo Y. K. ha visto lo que hay dentro de su alma».

Hannah es una mujer de mediana edad. Cuarenta años, once de casada; un marido que no sé ella, pero yo sospecho que la engaña; dos hijos de cuatro y siete años; vida acomodada en una gran casa con criada filipina. Hannah lo tiene todo, excepto alguien que la aprecie, autoestima, algo que la empuje a levantarse cada mañana de la cama, más allá de darles el desayuno a los niños y llevarlos a la escuela. Hannah me parece desde el principio una mujer triste e infeliz que arrastra traumas de la infancia; un padre muy autoritario, una madre un tanto ausente y más preocupada de las apariencias que de la felicidad. 

Hannah es la mujer ideal para caer en las garras de cualquiera que la halague mínimamente y ahora ha aparecido Y. K. y Hannah se dispone a visitarlo en la habitación del hotel en el que se aloja cuando visita Detroit. En realidad, cuando empieza Babysitter, es ya diciembre y la visita que Hannah se dispone a hacer no es la primera. La primera tuvo lugar en abril, en Pascua, pero el libro comienza en diciembre de 1977 con esta visita de Hannah a Y. K. que no es la primera, pero bien podría ser la última como iremos descubriendo.

Claro que si ese inicio que os he citado no os gusta, tengo otro, a saber.

«Cuando morí, no fue una muerte fácil. Me puso sobre la cara un paño empapado en llamas ardientes y punzantes para hacerme dormir; cuánto tiempo, no lo sé. Pero mientras tensaba el cable alrededor de mi garganta, me desperté aterrorizado y con los dedos agarrando el cable, intentando evitar que estirase. Peleando y pataleando, incapaz de gritar, sin saber lo que estaba pasando en mitad de la noche y en mitad de la oscuridad y sin saber dónde estaba, sin saber quién montaba mi cuerpo desnudo gruñendo y dejando caer lágrimas calientes sobre mi cara.
Después se echó a mi lado jadeando y sollozando aliviado, por la alegría de que la lucha hubiese llegado a su fin. Pues al final de toda lucha hay misericordia y la misericordia es el más puro de todos los amores».

Y es que en Babysitter no solo aparece Hannah con su vida que, aunque ella no lo sepa, está a punto de desmoronarse, sino que hay un asesino en serie, un asesino que mata niños de entre diez y quince años, alguna niña también. Los viola, los tortura, los lava con mimo y cariño, y los deja desnudos, con las manos cruzadas sobre el pecho y la ropa primorosamente lavada, planchada y doblada, a su lado. La mayoría son niños blancos, huérfanos acogidos en centros religiosos. Son esas víctimas del asesino, al que un periodista ha bautizado con inmediato éxito como Babysitter, las que intervienen de vez en cuando, en cursiva, para contar su muerte o su tortura.  

A pesar del título y a pesar de algunas sinopsis, lo más importante de la novela no es el asesino en serie, sino su influencia en la vida de Hannah y Wes Jarrett, un matrimonio que vive en una zona residencial de gente rica, Far Hills, Michigan, en las afueras de Detroit. Aún no han olvidado las revueltas de diez años antes, en 1967, «los enfrentamientos entre la población afroamericana y la policía, que acabaron con cuarenta y tres muertos y miles de heridos y arrestados». Wes está convencido de que los secuestros de niños se deben a alguien de color que pretende resucitar aquella guerra de razas. No temen por sus hijos. Aún son pequeños para los gustos del asesino y además este solo actúa sobre niños huérfanos o abandonados, aunque esto podría estar a punto de cambiar. Por otra parte hay indicios de que Babysitter podría formar parte de la sociedad más acomodada de la ciudad.

El lector va viendo a Hannah meterse en un conflicto del que difícilmente podrá salir bien parada. Ella misma lo va viendo, pero es incapaz de escapar al influjo de sentirse deseada, es incapaz de romper la dependencia que, desde que lo conoció en una fiesta benéfica y le rodeó la muñeca con sus dedos, se ha creado en ella. Desde la primera visita sabe que está cometiendo un error. Y a la sensación de error se añadirá la culpa, el miedo, la duda ante la maternidad. Siempre presentes y unidas la culpa y la maternidad. Y el castigo que sigue a la culpa. Llega a sentir miedo de que Babysitter se haya llevado a sus hijos y a continuación piensa que sería un castigo adecuado por su comportamiento.

Hay personas que no son dignas de la paternidad o la maternidad. Hannah nunca tendría que haber sido madre, no tendría que haberse atrevido.
Recuerda que su madre había llegado (obviamente) a la misma conclusión. No quería amar a sus hijos, no quería ser vulnerable, pero, en momentos de crisis, aterrorizada por ellos, caían todas las defensas. Igual que al enfrentarse al hecho (obvio) de que su marido no la quería, la mujer se quedó rota, expuesta.

Y mientras asistimos a la cada vez más alterada vida de Hannah, vamos entrando en el mundo de Babysitter y sus secuaces, conociendo su identidad, sabiendo qué es lo que le mueve y con qué gente se relaciona o le ayuda. Y veremos cómo esas gentes se llegan a relacionar con Hannah y su familia, hasta cerrar una historia tan inquietante como asombrosa. Tan asombrosa como ese final que nos pilla por sorpresa y cierra el círculo al llegar justo al momento en que se inicia la novela. Termina como empieza, en esa visita de Hannah al hotel de Y. K. en diciembre de 1977. Igual que al principio, sí, pero ahora ya sabemos muchas cosas y hemos imaginado otras en algún momento y somos capaces de imaginar el resto. No es un final al uso. Es de esos finales que una se construye con los datos que tiene. No sé si mi final es el que le habrá querido dar la autora, pero tampoco me importa porque en las novelas de Joyce Carol Oates, lo que importa no es la llegada sino el camino recorrido.

Joyce Carol Oates

Como ya ha hecho en otros libros, Joyce Carol Oates novela hechos reales. Existió ese asesino en serie en Detroit al que se llamó Babysitter. El caso nunca llegó a resolverse por lo que la autoría de los crímenes que se adjudica en la novela es totalmente ficticia. Sea como sea, Babysitter le sirve a la autora para contarnos una historia en la que nos muestra las miserias de una civilización injusta, caduca y degenerada. Lo era en 1977 y al parecer, desde entonces, poco se ha avanzado. No empatizaremos con Hannah porque Hannah representa el privilegio, el clasismo y el racismo que son parte de lo que se critica en la novela. Pero hay más temas en los que aparece la crítica en esta historia: la pederastia, la homofobia, el machismo. Los personajes principales de la novela hacen gala de una u otra de esas lacras  o de varias a la vez. No llegaremos a empatizar con ninguno de los personajes, tal vez con Ismelda, la empleada filipina de los Jarrett que también ejerce de madre de los niños cuando es necesario. 

Babysitter me ha dejado, como todas las novelas de Joyce Carol Oates, un recuerdo que ha ido ganando con los días pasados desde que la terminé. De nuevo constato que la autora estadounidense nunca, nunca, nunca defrauda. ¡Qué buena depositaria se pierde el Premio Nobel año tras año!

Las otras novelas que he leído de la autora son (con enlace las que aparecen en el blog):

"Puro fuego".
"A media luz".
"Las hermanas Zinn".
"La hija del sepulturero".
"Ave del paraíso".
"Una hermosa doncella".
"Mamá".
"Bellefleur".
"Un jardín de placeres terrenales".
"Hermana mía, mi amor".
"Mujer de barro".
"Blonde"
"Carthage"
"Rey de picas"
"Qué fue de los Mulvaney"
"Un libro de mártires americanos"
"Persecución"
"Mágico, sombrío, impenetrable".
"Niágara".
"Delatora".
"El legado de Maude Donegal/El hijo superviviente".
"Marya".
"Memorias de una viuda".

Título del libro: Babysitter
Autora: Joyce Carol Oates
Nacionalidad: Estados Unidos
Título original: Babysitter
Traducción: Núria Molines Galarza
Editorial: Alfaguara
Año de publicación: 2022
Año de publicación original: 2022
Nº de páginas: 504



Comentarios

  1. ¡Hola!
    que bien que no te haya defraudado..., aunque era de esperar. Esta autora es genial, lo que hace siempre es una genialidad. Estoy de acuerdo contigo en todo lo que cuentas, salvo en que yo sí conseguí empatizar con el personaje de Hannah en cuanto a que la sentía sufrir y sufría con ella, por ella, porque veía como se iba metiendo en la boca del libro y me urgía agarrarla, zarandearla y gritarla que se alejara, que siguiera con su anodina vida. Pero me costaba entenderla, no entendí su comportamiento, pensaba que era tonta al no darse cuenta de las cosas. Por cierto, yo también estaba segura de que el marido le ponía los cuernos.
    Ese final cerrando todos los cabos, genial también, aunque te reconozco que me fui para atras y leí varios de los últimos capítulos, porque pensaba que algo me había perdido y después, pues estuve varios días dandole vueltas y mas vueltas, como suele ser habitual en las novelas de esta autora, autora, que ya sabes conocí gracias a ti. Y te estaré eternamente agradecida por ello...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje de Hannah me ha dado pena, pero empatizar con ella me ha sido imposible. No la entendía, no entendía cómo podía ser tan ingenua, tan tonta de volver una y otra vez con aquel hombre que, en el mejor de los casos se burlaba de ella. No puedo empatizar con un personaje al que no entiendo.
      El final es bastante desconcertante. Me gustaría que me dijeras cuál ha sido tu interpretación, aunque tendrá que ser en un privado de Instagram o de Facebook para no destripar nada. Yo también tuve que volver atrás y releer alguna cosa. No sé si mi interpretación de ese final será coincidente con el final de la autora, pero creo que eso tampoco es muy relevante. La libertad de interpretar es algo que siempre agradezco a los autores.
      Una nueva gran novela de nuestra autora favorita.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Una historia muy intrigante y muy psicológica, parece. Con su carga de crítica, también. Tengo muy pendiente a esta autora, solo he leído Blonde y creo que es la menos representativa de su forma de escribir. A ver si me pongo con ella. Tu reseña (esta y las anteriores) incita a leerla. Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blonde es una buena novela, pero creo que, efectivamente, no es lo más representativo de la autora. Las historias de pura creación, aunque estén en parte basadas en hechos reales como esta, son mucho mejores. Es capaz de montar unas historias con mucho para reflexionar, pero creo que cualquiera que leas te gustará. Tengo ganas de saber qué te parece Joyce Carol Oates.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Nunca he leído a Oates. Me compré hace poco el de Blonde por todo el tema de la película pero todavía lo tengo esperando. Éste me llama mucho la atención la verdad y por lo que cuentas parece que merece la pena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Marta, Blonde está muy bien, pero tiene novelas más redondas en todos los aspectos. Cuando crea tramas de ficción brilla en todo su esplendor. Para mí, Blonde, aun habiéndome gustado mucho, no se de sus obras más representativas.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Recuerdo que Oates narra en Memorias de una viuda algún recuerdo relacionado con esas revueltas del 67 en Detroit que la pillaron viviendo en esa ciudad. Veo que con ese contexto, con el caso real de Babysitter y con su inventiva y su talento vuelve a armar otra novela monumental. Además, Hannah se me antoja un personaje lleno de contradicciones y recovecos y estoy segura de que la autora lo borda.
    Pues nada, otro libro de Joyce Carol Oates a la lista, y ya pierdo la cuenta de los que van.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También cuenta en alguna entrevista, que he sido incapaz de encontrar después para citarla en la reseña, que coincidió en Detroit en la época del asesino apodado Babysitter. Efectivamente, con todo eso, cogiendo partes de verdad y mezclando con ficción construye otra de sus novelas magníficas. Sus personajes son muy reales, nos cuesta empatizar con sus prejuicios y su clasismo. Eso en el lado de Far Hills. En el centro de Detroit las lacras son otras; los vicios, diferentes, pero tampoco nos gustan esos personajes. Como digo y salvo que alguno se me escape (ay esta memoria) tan solo Ismelda está siempre en su lugar y a la altura. Otra gran novela que hay que apuntar sí o sí.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Buenas tardes, Rosa.
    Impresiona el gran trabajo lector que estás haciendo con la obra de Joyce Carol Oates. Es una autora a la que admiro pero necesito distanciar mucho sus obras, ya que quedo exhausta tras leerla. Esta novela promete momentos muy intensos y angustiosos, aunque interesantes. Prometo leer el libro en algún momento.
    Un abrazo y gracias por la estupenda reseña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca podré leer la obra completa de Oates. Es demasiado extensa y hay bastantes cosas sin traducir. Hay también temas como el boxeo, del que trata en un ensayo, que no me interesan en principio, aunque he oído que ese libro gusta a todo el mundo le guste o no el boxeo (de hecho, en mi estantería está hace años). A lo que iba, que me voy por las ramas, me gustaría leer todo lo que ha publicado, al menos en novela, pero sé que es imposible y eso me crea un sentimiento de frustración y es que es de la media docena de autores de los que no me pierdo nada que esté a mi alcance. Realmente es una autora muy intensa. No me extraña que tengas que dejar pasar un tiempo entre una y otra lectura.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Ya me imaginaba que no te iba a decepcionar. Me encantan los personajes desnortados como Hannah, que además se ve como la cosa se va complicando y ella sola se va quedando sin salida.
    Me cuesta leer historias donde las víctimas son niños, pero es Oates y no me lo quiero perder.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer a Joyce Carol Oates supone enfrentarse a situaciones duras y personajes con pocas esperanzas, pero todo se da por bien empleado para leer las maravillas que nos ofrece novela tras novela. Autora y novela, grandiosas.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola.
    Conozco el caso de ese asesino en serie, pero ignoraba la existencia de esta novela y me has creado una supernecesidad, jajaja.
    He visto tu mensaje de Instagram, en breve te respondo, que con este móvil me hago unos líos que no veas.
    Muy muy feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tenía ni idea de ese asesino en concreto. Puesto que nunca se le descubrió, la novela tiene más de ficción que de realidad, pero es que Joyce Carol Oates construye unas historias tan buenas que da igual.
      Veo que llego tarde aquí y ya tengo tu respuesta en Instagram. Acostumbrarse a un nuevo teléfono lleva su tiempo, pero hace una ilusión...
      Un beso.

      Eliminar
  8. Hace tiempo que no me acerco a esta autora y no sé por qué, porque lo poquito que he leído me ha gustado mucho. Tomo buena nota de este título, que me ha llamado mucho la atención y a ver si me animo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la sigo fielmente desde hace muchos años y muchas novelas, además de ir leyendo las antiguas que van cayendo en mis manos. Es una autora densa e intensa por lo que entiendo que tampoco se lea muy de seguido. Te gustará Babysitter.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Rosa, me gusta mucho esta escritora aunque sólo he leído de ella tres novelas y un libro de relatos, últimamente la tengo un poco abandonada pero siempre que leo alguna reseña de sus novelas me quedo con ganas de retomarla porque me gusta mucho su manera de contar historias y la forma en que estas se quedan contigo mucho tiempo después de terminalas. Apuntada tengo Babysitter por otras reseñas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las novelas de Joyce Carol Oates se quedan dentro, es cierto. Las historias tan problemáticas en las que nos hace reflexionar; la crítica tan despiadada, pero sutil, que las caracteriza; sus personajes tan variados, perversos, unos y vulnerables a esa perversidad, otros. Todo en sus novelas se nos queda pegado. Te gustará esta novela también.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Pues sigo sin animarme, pero tengo muy bien anotadas tus recomendaciones cuando justo te hice este mismo comentario en otra reseña. A ver si me animo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues solo puedo recomendarte que te animes. Es posible que encuentres una autora a la que pegarte por una buena temporada. No la dejes.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Madre mía cuántas novelas has leído de la autora. ¿Te puedes creer que yo no he leído ninguna? Y no será porque no tenga más de una apuntada y porque no haya leído reseñas estupendas de varias de sus novelas.
    En cuanto a esta, me ha gustado mucho lo que cuentas. No voy a negar que el que haya un asesino en serie es un plus por mucho que no sea lo más importante de la novela.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces envidio a quien aún no ha leído nada de un autor que me gusta mucho. Pienso que le queda todo por descubrir y Joyce Carol Oates tiene muchísimo para descubrir.
      Todas sus novelas tienen algo de intriga, algún asesinato, un misterio por algún sitio, pero es cierto que esa intriga deja de tener importancia ante las situaciones y los personajes. No sé, es una forma de narrar que engancha y que reflexiona sobre temas muy complejos. Yo puedo decir que soy adicta a esta autora.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Veintitrés obras leídas de esta autora te da una más que suficiente aptitud y conocimiento para valorarla.Recuerdo alguna de tus otras reseñas sobre alguna de las novelas que relacionas y siempre alabaste su estilo literario. Yo sigo sin haber leído nada de esta autora y cada vez me siento más avergonzado, je, je.
    Babysitter tiene, desde luego, todos los ingredientes para disfrutar de su lectura, pues la intriga en una historia me resulta emocionante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra vez han suplantado mi identidad. Ese supuesto Anónimo soy yo, je, je.

      Eliminar
    2. No creas que es tanto lo leído. En la totalidad de la obra de Joyce Carol Oates es un porcentaje pequeño.
      Anímate o pensaré que mis reseñas no deben de ser muy atractivas porque mira que la alabo y la pondero y aun así no os animáis, ja, ja.
      En serio, no te arrepentirás de conocer a esta autora.
      Y a ver si ese anónimo deja de suplantarte.
      Un beso.

      Eliminar
    3. Pues para que veas, me lo acabo de descargar en mi Kindle y será mi próxima lectura, je, je.
      Otro beso.

      Eliminar
    4. Ya me dirás si te gusta. Qué responsabilidad la del reseñador, ja, ja.

      Eliminar
  13. Ya me empapé un poco de la trama de esta novela con el buen hacer de Marian, igual que el tuyo ahora, no he leído a Oates, aunque por las reseñas que te recuerdo sobre la autora, y viendo los títulos, parece una escritora de muy amplio registro en cuanto a tramas noveladas, es espectacular la verdad, igual que tu experiencia con la autora, cuando se da con un filón hay que aprovechar. Has generado una buena intriga con ese final que encuentras asombroso, resulta inquietante ese triángulo formado por Hannah, su marido y el amante de ella, y Babysitter merodeando por ahí, sabiendo, como apuntas, que Hanna se está metiendo en la boca del lobo... caray!
    Beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joyce Carol Oates es una de las autoras (y autores) más completas e interesantes que conozco. En su obra se hace una crítica muy exhaustiva de la sociedad estadounidense. Efectivamente ha escrito sobre temas muy variados, desde la familia hasta el racismo pasando por el aborto, la homofobia, etc. Y ello con tramas de las que, al menos a mí, atrapan desde el principio. ha tocado además multitud de géneros. Nunca me canso de recomendarla.
      Un beso.

      Eliminar
  14. ¡Hola, Rosa! He leído varias reseñas sobre este libro y casi todas son positivas, por lo que estoy deseando leerlo. Me gustan esos finales, en los que la autora nos da carta libre, para interpretarlos como mejor nos parezca. Gracias por la reseña. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esta autora solo se pueden leer opiniones favorables (ya ves que soy una gran partidaria). No dejes de leer el libro. Te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Hola, Rosa. Tengo el libro y espero poder leerlo pronto. Has leído bastante a esta gran escritora, se nota que eres una fiel seguidora. Me alegro y yo lo poco que he leído siempre ha sido para mi un excelente disfrute lector. Mil gracias por tus impresiones.
    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es la autora de la que más libros he leído y eso que la conocí ya tarde, en 2008, pero me gustó tanto que he ido leyendo todo lo nuevo que sacaba en español y casi todo lo antiguo. Lo malo es que tiene una obra inmensa y una gran parte está sin traducir. Pero no me desanimo, siempre encuentro alguna cosa que aún me queda y en mi estantería de pendientes aún tengo varias cosas.
      Babysitter te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Pues te leo y tal como hablas de la autora, creo que merece de sobra una oportunidad por mi parte. El tema tratado en este título pues no se me hace agradable, y menos cuando se basa (en parte) en algo real, pero se hace atractivo cómo parece contar todo. El final... bueno, soy un poco tiquismiquis con los finales así tipo abiertos o ambiguos, pero bueno, si me dan información suficiente como para yo crearlo no me ha de dejar insatisfecha (nunca sé predecir si ese tipo de finales me van a gustar o no, pero sin duda los prefiero cerraditos jeje). Tengo más presente a la autora por el tema de Blonde, ya sabes, el revuelo por la película también ha traído la novela a primera línea; pero ya veo que comentas en otros comentarios que para ti no es su mejor novela o al menos no la más representativa de su estilo (lo tendré en cuenta, aunque tampoco estaba muy interesada en leer Blonde, al menos no en estos momentos, supongo que el boom del tema me echa algo para atrás).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me permites aconsejarte sobre la autora, te doy unos cuantos títulos que para mí son lo mejor. En orden de mejor a menos mejor (no tiene nada malo, ni menos bueno): Un libro de mártires americanos, Qué fue de los Mulvaney, Delatora, Carthage. Esos de los largos y si prefieres algo más corto, Persecución es una maravilla.
      Blonde me gustó, pero es cierto que no está entre mis favoritas. De las que te recomiendo tengo reseña de todas por si te apetece ver de qué tratan. Para mí Joyce Carol Oates es una autora de esas imprescindibles.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La edad de la ira" Fernando J. López

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Vengo de ese miedo" Miguel Ángel Oeste

Tres eran tres 20

"El lugar" y "El acontecimiento" Annie Ernaux

"Los Effinger" Gabriele Tergit

"Pura pasión" Annie Ernaux

"La trenza" Laetitia Colombani

"Los Caín" Enrique Llamas